¿Por qué J.K Rowling?

Empezando el año de la forma más maravillosa posible: Viajando a otro mundo. Por primera vez en mi vida le di la oportunidad al imaginario creado por J.K Rowling y vengo aquí a relatar la experiencia que me he llevado (de momento). 

Meses antes empecé a leer la biografia de esta escritora, más que por alguna polémica o porque su nombre sonara por ahí, fue por curiosidad. Sabía que Harry Potter había sido probablemente de los libros más famosos escritos o más divulgados, o con mejor recepción.  Más que interesarme por los libros, me interesé primero por la autora. Leí sobre J.K Rowling y vi que no había escrito solo Harry Potter, por supuesto sabía que si algo habia hecho famosa a esta escritora a parte de la magia que desprende es por haber salido de la nada. Por haber sido una mujer oculta en las calles de Inglaterra a ser aquella mujer a la que haremos formar parte del canon de la literatura moderna. Empecé a admirarla por ese hecho. Empecé a admirarla por su filantropía. Pero jamás pensé en leerme Harry Potter. No fue hasta unos meses después, que vi un documental llamado “Harry Potter: Una historia de magia”, que me llamó la atención por simple curiosidad de escritora y estudiante de literatura, para conocer un poco más sobre el mundo de J.K Rowling, que empezaba a admirar más y más, y no precisamente por Harry Potter. “Todos mis respetos a J.K Rowling y a Harry Potter, que no los he leido, pero jamás los voy a tratar de forma despectiva” dije. En aquel documental, en el que en memoria del 20 aniversario de la saga, el British Library de Londres le concede al mundo de J.K Rowling una exposicion, en el que los fans acuden felizmente e incluso disfrazados. Veo como niños de 10 años sabían las tres maldiciones prohibidas, o cuestiones más concretas; e incluso a gente más adulta emocionada por estar ahí, empecé a sentir lo que puedo señalar como comunidad. Sinceramente, me daba envidia esa especie de unión, esa especie de veneración a algo, a algo semejante a una cultura, una religión, algo que llegaba a todos los públicos y volvi a presentar nuevamente mis respetos a J.K Rowling. A lo largo del documental se podía presenciar que la misma autora había hecho un trabajo de investigación brillante para construir el mundo de Hogwarts, recopilando leyendas antiguas, nombres que resuenan en la historia y tradiciones  que ha ido condensando a su manera en Harry Potter y entonces deduje que no habia sido total fruto del libre albedrío, como simple entretenimiento para los demás jovenes, empecé a comprender que a lo mejor había un motivo detrás, una intención, crítica, humor. ‘’ Voy a verlo por mi misma. “ Y fue cuando por fin me atrevi a coger un libro de Harry Potter, que consideraba lectura para niños (acostumbrada a leer a señores como Dostoievski o Victor Hugo, o señoras como Virginia Woolf o más modernas como Kate Morton, y no tan acostumbrada al género fantástico), esceptica porque ya habia visto algunas de sus películas (pensando que cine y literatura son disciplinas irreconciliables, pue o te lees un libro y no ves la pelicula o al revés). Me deshice de todos aquellos prejuicios y de forma tímida y sin ninguna intención detrás, simplemente por curiosidad, cogi “Harry Potter y la piedra filosofal» pues sabía que estaba empezando a poner mi pie en otro mundo, acercandome a otro lenguaje…

Deja un comentario