La comedia del arte

Con el declive del imperio romano, a lo largo de la edad media abundaban en Italia representaciones derivadas del teatro romano famoso por su tipificación de los personajes, se dice que se originaron de la vulgarización de la comedia de Plauto y Terencio, por la tradición religiosa de la edad media; el nuevo espíritu renacentista y la cultura carnavalesca.

Nace en reacción a la comedia erudita literaria de autores como Maquiavello, Ariosto… Se hacían de forma improvisada, eran cómicas o satíricas, incluyendo danzas y máscaras. Su guión era en gran parte improvisado, y partían de un boceto (canovacci). La llamaron la «commedia del’arte»; contraponiéndose a la novela erudita, pues la commedia del’arte partía de la improvisación, en el que cada actor tenía una serie de frases hechas a su carácter con las que construía su papel. 

El término »Comedia del Arte» o «Commedia del’arte» deriva de lo que significaba «Arte» en la edad media: Habilidad, y por primera vez las comedias empezaron a ser representadas por actores, a diferencia de las comedias de la corte, en las que participaban aristócratas o estudiantes.  Estos actores – mimos, músicos, malabaristas, cantantes callejeros – empezaron a apuntarse a pequeñas campañas, las primeras en buscar un fin lucrativo en la representación adaptada de fábulas, tragicomedias, comedias…

En la commedia del’arte era fundamental el papel del público, porque ellos pagaban por verlos. Así pues, organizaban todo en función del agrado del público: descubrieron la improvisación, usan máscaras que correspondían a los personajes arquetípicos, cuya importancia era muy alta debido a la voluntad del público por identificarse con ellos. Crean espectáculos variados en los que incluyen baile, música, texto; en un lenguaje simple y directo para poder ser entendido de forma directa.

Las obras se dividen en escenas, como hemos apreciado no hay dialogo fijo, sino que abundaba la improvisación. Los temas más abundantes eran enredos amorosos, celos… Los planes de representación, los trucos más famosos, las canciones y las poesías vienen en unos libros llamados «Zibaldone».  Así vemos que su repertorio era muy amplio, y se sirven de todo tipo de argumentos y materiales.

La commedia del’arte es una herencia directa que tenemos del Renacimiento italiano, nacida debido el impulso de unos nuevos actores. Los comediantes »del’arte» tenían su origen como bufones y juglares medievales. Estos nuevos actores viajaban de una población a otra, aunque las más importantes siempre se quedaban en las ciudades más importantes. Pero las compañías más pequeñas se llevaban consigo a todos sitios sus materiales -muy simples-.

A pesar de que en un principio todos los personajes eran hombres, poco a poco se les dio a las mujeres la oportunidad de unirse al espectáculo.

A continuación os presentamos los personajes arquetípicos: 

  • Pantalone: El viejo, es el patriarca, aquel que encarna el poder veneciano. Aquel que representa la riqueza y el poder. Viejo avaro, ingenioso en la gestión de negocios. Su máscara corresponde a un animal, el águila.
  • Dottore: El pedante de la comedia, encarna el poder intelectual. Ha estudiado muchos años en la Universidad, y es apasionado de los discursos. Comparte con Pantalone la avaricia. Lleva un vestido largo, oscuro, que le llega hasta los talones, con un sombrero negro. Su media máscara también es oscura, y solo cubre la frente y la nariz.
  •  Zanni: El más mísero de los sirvientes, portador de maltes, el «chico para todo». Ingenuo y humano. Su máscara muestra una nariz larga, unos ojos pequeños que despiertan simpatía al público. Su vestido es modesto. Los »zanni» son en plural, servidores-bufones; perezosos, rudos, agresivos, maliciosos, astutos o bobos e intrigantes. Están al servicio del Pantalone.
  • Arlecchino: El más inquieto. Pertenece a la población de la parte baja; y encarna al trabajador temporal que busca trabajo en Venecia. Lleva máscara negra de cuero.  Es optimista por naturaleza, grosero, un servidor paciente, goloso, enamoradizo.
  • Brighella: Personaje inquieto, sagaz, pícaro, espabilado. Organiza burlas e intrigas, enredos. Es el criado más inteligente, que acaba siendo el protagonista. Es como Palestrión en «Miles Gloriosus» de Plauto.  Máscara de ojos oblicuos de color oliva.
  • Capitano: Se le reconoce como el fanfarrón y cobarde, que se hace gala a si mismo en cualquier ciudad italiana, otra vez recuerda el miles gloriosus de Plauto. Inspira a grandes amores y casi siempre se muere de miedo. Su máscara es casi siempre rojiza.
  • Colombina: Los actores no usaban máscaras, sino maquillaje.  Encarna a la trabajadora temporal que busca trabajo serio. Se la representa a menudo como huérfana, o lejos de la familia. Es sirvienta, criada, camarera de una gran dama de la aristocracia. Es la amiga. Ayuda a su señora a ganarse el afecto de su verdadero amor.
  • Los enamorados: Jóvenes, bellos, elegantes, gentiles, refinados. Enamorados y románticos. Su felicidad depende del ingenio de sus criados – Tal y como se hará posteriormente en La celestina – Sus aventuras son el núcleo de la comedia. Los sirvientes son sus confidentes. No llevan máscara y sis vestidos siguen la moda vigente.

 

Hasta aquí una visión global sobre la commedia del’arte, que acabarían influenciando en un futuro a las comedias de enredo, incluso en nuestra época, encarnando a arquetípicos ya de nuestra época, y situaciones de enredo.

Deja una respuesta