La ilustración y Los viajes de Gulliver

Es una crítica, en la que el hombre europeo se alza con mucho entusiasmo en su razón. Habla de que, lo que ha quedado en la sociedad es ese papanatismo (excesa creencia en algo) que cree que la razón alcanza y mueve montañas, es ciego.

En los viajes , la razón ilustrada, se somete a sí misma a juicio, y el resultado es muy malo: Descubre explotación colonialista, deshumanización cientificista, y delirios de depuración de la subjetividad… El proyecto de civilización europea, desde el punto de vista de la novela, roza demasiado con la barbarie.

Género al que pretende hacer crítica:

“El libro de viajes”, es un género literario que en el S. XVIII tiene su origen en dos tipos de experiencias y estudios: Por un lado, el concepto de viaje provechoso, de viaje formativo propio de la ilustración – El hombre culto europeo visita otras culturas para ejercitarse en el relativismo, de este tipo de experiencias surgían libros de viajes, testimonios verídicos y las ficciones – y por el otro lado las grandes expediciones científicas. En estos últimos se embarcan etnólogos, biólogos, geólogos, científicos, para sobre el terreno constatar la existencia de unos seres en esas tierras, lo incluían en sus Taxonomías. Se ordenaban, se archivaban. ¿Hasta que punto acaban descubriendo el ultimo rincón del mundo? ¿Descubrirán todas las criaturas? ¿Les pondremos un nombre y las clasificaremos? Este es el espíritu ilustrado. Hay una crítica de esta voluntad totalizadora del conocimiento científico. Se propugna un lenguaje objetivo, transparente, en el que cada ‘’cosa’’ responda sin equivocación a su nombre. Esta concepción del lenguaje es uno de los objetivos de los viajes de Gulliver. Hay una multitud de neologismos – en toda la obra de Swift -. Todos los nombres de las tierras a las que llega son inventados e impronunciables. Hay también una crítica a esa idea deshumanizada del lenguaje: que propone la academia – reducción-

En cuanto a las expediciones científicas, también dan lugar a esos libros de viaje, que se muestran como testimonio de una experiencia verídica, están a medio camino de una redacción de aventura, y el relato de curiosidades antropológicas y científicas. Estos libros se convierten en best-sellers durante el S.XVIII.

La ilustración permite que vayamos hasta el ultimo rincón de la tierra, para civilizar a todas las personas con nuestra propia concepción de felicidad. Es complaciente para el lector, saberse parte de este proyecto, de esta empresa ética de civilización.

Por ejemplo, Robinson Crusoe, de la nada llega a una naturaleza salvaje, es capaz de construirse refugios, encontrar comida, nombrar a un hombre que acaba de conocer. Es el hombre civilizador europeo, construir civilización en medio de la naturaleza más salvaje. Cuando regresa a la civilización es capaz de utilizar provechosamente esta experiencia para hacer prosperar la sociedad en la que vive. Es el epíteto del hombre ilustrado.

Los viajes de Gulliver es una critica que los europeos tienen de si mismo a través del ‘’libro de viajes’’, género muy utilizado por ilustrados. Los viajes es una novela muy cervantina, que parodia el mismo lenguaje y género literario que pretende criticar, utiliza el mismo recurso para presentar la obra, Don Quijote, la plantea como la obra de otro autor. Lo mismo hace los viajes de Gulliver, usa el recurso del manuscrito encontrado, siendo el escrito de un tal Lemoen Gulliver editado por un tal Richard Sympson, pariente de Lemoen Gulliver, le habría propuesto que publicase sus experiencias de viaje.

Interpone entre el autor  y el lector una serie de figuras narrativas. Tenemos el autor de la novela Jonathan Swift, pero dentro del relato, el autor que ha publicado la novela es Richard Sympson – es ficticio – y después tenemos la narración de la novela, en primera persona, Lemoen Gulliver, y el lector, el protagonista que se encuentra la novela. Estas son las figuras que se interponen entre el lector y el relato, cada una de estas voces tienen una visión diferente de los hechos que se constan en la novela. La visión negra de Lemoen Gulliver que tiene al final del relato, se identifica con la visión de Jonathan Swift. Toda esta serie de interferencias que Swift coloca no permiten identificar plenamente el punto de vista del autor con el punto de vista del personaje, todas estas interferencias son un juego en el que el lector pone en juicio la credibilidad del relato, las credibilidad de Lemoen Gulliver.

Deja un comentario