Molière y Tartufo I: Sobre comedia y obra

Moliere:

Luis XVI deja de financiar el teatro francés, se pasa al italiano. Los teatros tendrán que acudir al ámbito privado, uno de los banqueros fue Nicolas Fouquet, esto representa los primeros pasos de Moliere en el ilustre teatro a sus 20 años de mano de la familia Bejart — Madeleine, su amante—

Con el Ilustre teatro — 1643-1645— Hace una campaña buscando patrocinadores. Como el príncipe Conti, que después se convertirá al catolicismo y fusilará el teatro, pero aun patrocinará las compañias. Patrocinadores como los estados. Estos son los recursos económicos de los que disponen las compañias de teatro.

Moliere, a través de esta itinerancia, entra en contacto con todas las capas sociales de la Francia. Desde las campesinas, hasta la alta nobleza. El fresco social que es capaz de escribir Moliere en sus comedias, tiene sus bases en los conocimiento de estas clases.

La comedia del arte (commedia dell’arte) —> En 1639, había llegado a Francia la compañia Scaramousche, que era el sinonimo de Tiberio Fiorilli, uno de los actores de la commedia dell’arte mas importantes de la europa de la época.

Es una formula teatral basada en la improvisación que trabaja con una serie de personajes arquetípicos caracterizados por sellos por un conjunto de gestos y comportamientos específicos de cada personaje. Divididos en tipologías, y cada uno de ellos, tiene una manera de moverse, de hablar, de estar presente frente al publico muy especifica y propia de cada personaje. Estos actores en realidad no tienen un texto fijo, tienen un pequeño esquema de que acción deben representar en el escenario.

Moliere crea su propia formula cómica: Una tesis moral. Añade mayor profundidad psicológica. Intenta encontrar un equilibrio entre la comicidad de la Farsa y la elegancia que le pide la normativa académica. Sus personajes están a medio camino entre el individuo humano y el personaje arquetípico de la comicidad. Necesitan que sean representaciones de ciertos defectos morales de la sociedad. Les hace adoptar actitudes cotidianas y prosaicas, siempre en ambientes domésticos, como los franceses en su época, En cuanto a la farsa y la elegancia académica tiene claro que la comicidad sin complejos en la farsa es crucial y la necesita.

Una de las normas del teatro clasicista es eliminar los Apartes. Es poco serio. En cambio Molière, en Tartufo, los incluye.

Afirma su modo de saltar por encima de la norma clasicista y procura el favor de la monarca como sustentadora económica de su compañía. Si la corona le financia, él podrá inspirarse y crear grandes obras. Quiere satisfacer los intereses tanto del público como de la corona francesa. En cuanto los géneros, su producción se divide en dos: las comedias — dirigidas al público burgués — y por otro lado tenemos las pastoriles, que se dirigen a la corona, a la nobleza, que asiste a las representaciones de Molière en las fiestas que tienen lugar en Versalles. 

En 1664, se celebra en Versalles una fiesta que se llama “ Los placeres de la vida encantada” es una fiesta en la que el rey es actor y productor, pagadas por un ministro y celebradas honor a la amante del Rey. Incluyen ballets, obras de teatro… En las representaciones de la corte incluyen el sistema representativo italiano, que era muy sofisticado para la época.

La literatura y las artes plásticas del Barroco intentan mostrar al lector-espectador, la fugacidad de su existencia. Estas fiestas le servían al rey para controlar a la nobleza, al papado, porque llegar al rey era la única manera de tener una pensión vitalicia. Las fiestas son una manera de distracción para que la nobleza no se dedique a conspirar contra el poder. Durante estas fiestas se estrena Tartufo, que narra la historia de un hombre que se hace pasar por clérigo para ser el beneficiario de la herencia de una familia. Todo esto no es solo ficción, estos hechos se dan en la época de Molière. Se prohibe la representación de la obra porque Ana de Austria se siente muy identificada con un personaje y se suspende hasta muchos años después.

A partir de 1665 Molière se convierte en el dramaturgo por excelencia de la monarquia de Luis XIV. Sus personajes son pura caricatura de personajes de Francia.

Tartufo no está construido desde un punto de vista realista, realmente, porque la técnica que ha usado Molière no es el realismo sino la caricatura. Estos personajes hechos caricatura contrastan con los demás personajes. Molière, con la imagen del tartufo, quiere enseñar al público que el personaje se trata de un impostor — lo quiere demostrar claramente — quiere que el público vea claro que tartufo es un impostor.

Sobre Tartufo

Se advierte al rey que probablemente está siendo demasiado permisivo con la iglesia. Molière le recuerda al monarca que su política le parece buena, pero le advierte que el peligro que supone para la monarquía la influencia de la iglesia. Más allá de las implicaciones políticas, si podemos como espectadores del Tartufo llegar a concebir esa idea de que se le está haciendo una crítica al Rey, es sospechoso tanto elogio, tanta hipérbole.

La comicidad de la obra, se sostiene sobre la caricatura que ha estado funcionando durante tantos siglos. En la obra, hay diferentes elementos de lo que constituye la comicidad de las obras de teatro. Pero no se trata únicamente de agradar al público para obtener el aplauso y el apoyo del público. Se trata de ganarse al público para un fin más elevado, que tiene que ver con los propósitos esenciales de la estética clasicista.

Cuando el Tartufo vuelve a ser legal, Molière coloca un prefacio muy significativo.

“Si la misión de la comedia es la de corregir los vicios de los humanos, no veo por qué razón habría de haber privilegiados. Este de la hipocresía es, dentro de la república, de una gravedad mucho mas peligrosa que todos los demás, y ya hemos visto la gran virtud que posee el teatro para corregir…”

Piensa que el teatro es una cura muy efectiva para corregir los males hábitos que intenta criticar. La caricatura es el método más efectivo, en medida que ridiculiza, es el mas efectivo. 

Deja un comentario