William Blake y la imaginación I

Ante todo es un hombre solitario que se forma de manera independiente contando con el apoyo de sus padres y de sus sucesivos maestros, considerándole un gran hábil de la pintura y la escritura. Su vocación surge de una pequeña estancia que hace en Westminster donde está entusiasmado con lo que representa este monumento, de manera personal va a organizar un bagaje muy amplio de conocimientos religiosos. Él representa la parte más onírica, soñadora, y más rebelde del Romanticismo. Empieza a escribir, cuando se conocen sus obras, él intenta darle un orden a sus obras. Ilustra sus libros – poéticos – Intenta agruparlos en álbumes. Tiene los ‘’Cantos de Inocencia’’ ‘’Cantos de experiencia”. Se habla de un último libro, inacabado, que es muy grande, y si lo ponemos en relación con los cantos adquiere mucho más significado. Este último libro, relacionado, es el S.XX el que los interpreta y los relaciona con parecidas elaboraciones de otros poetas posteriores. Blake es un precursor rico e imaginativo. Nos presenta una nueva genealogía, una nueva visión del mundo. El es partidario de cambiar el mundo, de cambios sociales. La utopía creativa acaba siendo representada en sus dibujos y en sus poemas. Se inspira en Miguel Ángel, la fuerza, la energía representada. Uno de sus grabados más conocidos, sobre la creación de hombre…

Tenemos una definición que él siempre da defendiendo a sus obras. Para él lo único importante en el hombre es la imaginación. Es la facultad capaz de engendrar y construir cosas. Con esta imaginación, el hombre puede entrever, intuir, la presencia de algo más en el mundo. Presencia que la razón nunca le ha desvelado.

Él es de los primeros en afirmar que la razón conduce a la muerte del hombre, mientras que la imaginación nos permite ir más allá de nosotros mismos, establecer una relación con la divinidad y relacionarnos con ella. El hecho de subrayar la importancia de la imaginación por encima de todo, permite que sublime el arte como fruto de la imaginación. Es lo que permite que el ser humano llegue a concebir otros espacios que dilaten sus límites. Por un lado, es cierto, que hay un aprendizaje autónomo, fuera de toda academia o escuela. Este aprendizaje, escuchar la naturaleza, encerrarse en las abadías, es una manera sensitiva y libre, distinta, para aprender. Sus facultades como ilustrador y como escritor, sus métodos, su ruptura con los esquemas, hace que todo el mundo acepte su originalidad, su talento.

Tiene una propuesta social: Un mundo habitado por un ser humano nuevo. Sigue muy de cerca todos los acontecimientos revolucionarios, los cambios históricos que se producen en el continente. Se queja, a menudo, del inmovilismo de la sociedad inglesa. Se queja de esta sociedad, que en el fondo parece moderna, pero no avanza. Se queja de la evasión de esta sociedad: Romántica, gótica, esta ensoñación gótica, que permite soñar con el pasado idealizado, pero todo sigue igual.

Es ilustrador de obras como la divina comedia, el paraíso perdido… Aunque, sigue unas tendencias que ya se habían trazado anteriormente: la utopía.

Deja una respuesta